Face your past without regret. Handle your present with confidence. Prepare for the future without fear.

1 oct. 2011

Qué desdichado es mi cuerpo.

Decírtelo todo sin mencionar nada tal vez;
besarte, morderte y lamerte una y otra vez;
llamarte por tu nombre loca de pasión sin querer;
olerte, mirarte y saborearte en este atardecer;
insolente en mis miradas hacia ti de hecho ya lo ves;
atrevida, viciosa pero cobarde quizás tú me ves.

Quisiera salir de mi coraza y demostrarte mi ser,
desnuda en verguenza y vestida en piel;
saciaros habriento canibal que de romero es mi miel,
y si alguna vez amasteis, hacedmelo sin querer.

Verdes llanuras de sábanas húmedas;
del rocío sus plumas, terciopelo amapolas;
refréscame el alma Juan sin miedo;
sácame del castillo que me apresa como hielo.




Deseo volver a sentir tus caricias,
anhelo tus sonrisas;
deseo volver a sentir tu suspiro,
anhelo que no me des ni un respiro;
deseo volver a sentir aquellos martillazos,
anhelo ser rodeada por aquellos, tus brazos.

La desesperación en el alma es una enfermedad,
un demonio que no tiene piedad.

La paciencia, un remedio de botica sabia,
y la razón, mejor condena sin sol, que nos disfrazamos de pardos y nos dejamos de cantos.






 Abrázame, condenado;
bésame, desdichado;
acaríciame, maleado;
saboréame, enamorado
y siénteme, desterrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario